Uso masivo plataformas vibratorias

En esta nueva entrada os pretendo hacer llegar mi opinión sobre la publicidad, comercialización y uso de las plataformas vibratorias.

Hace ya unos meses, en mi última visita a Barcelona tuve la posibilidad de entrenar nuevamente en una de las grandes cadenas de centros de fitness de la ciudad. Me lleve una grata sorpresa al ver que la dirección de los centros ha decidido “ceder” las plataformas vibratorias de sus centros a un uso “gratuito” por parte de sus clientes. Por ceder quiero decir que en la mayoría de centros son de uso restringido por los Entrenadores Personales, y por gratuito, me refiero a que a día de hoy es una máquina más, como cualquier estación de fuerza o cardio más a las que tenemos acceso mediante el pago de nuestra cuota. Esta acción responde, bajo mi punto de vista, a una estrategia más de la dirección para contrarrestar el mismo uso que se le da en otras instalaciones.


Sin embargo durante el transcurso de mi estancia en la sala de fitness un par de cosas captaron mi atención: El uso era constante. Una idea clara llego a mí cabeza: ¡¡¡La publicidad hace milagros!!! (Nada nuevo por otra parte…). Ninguna supervisión. Nadie de la instalación supervisaba su uso. Supongo que el técnico de la sala debería ser el encargado de realizar esta tarea pero esto no sucedía…

Desde aquí no pretendo poner en duda los conocimientos técnicos sobre el uso, beneficios y repercusiones que pueden tener los clientes al hacer uso de estas estaciones. Si que creo qué se evitarían riesgos, se mejorarían los resultados, se dotaría de un valor añadido al centro y se mejoraría la retención de clientes y en consecuencia el retorno de la inversión si las grandes instalaciones ofrecieran pequeños seminarios de uso a sus clientes de estas estaciones. ¡Un simple manual con ejercicios no es suficiente!

Son muchos los parámetros a tener en cuenta cuando uno entrena con una plataforma de estas características (amplitud, velocidad, tiempo, posición…) además de la necesidad de adaptarlo al propio objetivo. Por todo esto y en conclusión:

· Si eres técnico: ofrece siempre tu ayuda al cliente. Te reforzará como buen profesional a la vez que ayudarás al centro a retener un cliente.

· Si eres cliente: no dudes por un momento en dirigirte al técnico más cercano. El es una persona (teóricamente) cualificada, que te ayudará sobre su uso y precauciones a tomar.

· Seas técnico o cliente: ¡¡¡no te creas todo lo que dice la publicidad!!! La plataforma vibratoria no hace ningún milagro…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *