Más allá de la belleza…

Nuestra “belleza” no es más que el reflejo de nuestro estado de salud. Todos hemos identificado alguna vez a compañeros o amistades con mala cara y directamente hemos deducido que no se encuentran bien, han pasado mala noche o están incubando algún tipo de enfermedad o proceso vírico. Esto es algo evidente, aunque no lo creamos ni actuemos en consecuencia. Nuestra belleza exterior depende de unos buenos hábitos, no sólo de higiene, sino también en referencia a la actividad física, horas de sueño o tipo de alimentación.

¿¿¿Dónde pretendo llegar con esta introducción???… En muy poco tiempo los gimnasios vivirán una avalancha con motivo de la conocida “operación bikini”… No te engañes, cualquier logro conseguido bajo esta “operación” no tardará en llevarte a una situación “peor” que la inicial.

Es importante que de una vez por todas nos mentalicemos de la importancia de adquirir unos hábitos saludables que perduren a lo largo de toda nuestra vida. Sólo éstos nos darán la imagen que queremos ofrecer a los demás, sea cual sea la época del año en la que nos encontremos.

Cuando realizamos actividad física de manera HABITUAL y MODERADA, nuestro organismo se ve reforzado positivamente. No es más que un simple “efecto domino”. Por HABITUAL se considera no menos de 3 días en semana. Por MODERADA a aquella intensidad que no supone un estrés físico para el organismo. A mayor intensidad de los esfuerzos mayor tiempo de recuperación, mayor estrés físico para el organismo, mayor producción de productos de desecho (radicales, ácido láctico…). En conclusión, todo lo contrario y efectos no deseados a los que conseguiremos si seguimos estas pautas.

 

Está demostrado que las personas que realizan actividad física bajo estas pautas… :

·         Incrementa la utilización de la grasa corporal y mejora el control del peso.
·         Tienen una piel más bonita.
·         Se enferman menos.
·         Disfrutan de un sueño más profundo y en consecuencia más reparador.
·         Sobrellevan mejor las situaciones de estrés. Afrontan la vida con mayor optimismo y mejor disposición.
·         Incrementan su productividad laboral. Se mejoran las relaciones entre compañeros.
·         Tienen mayores niveles de energía para disfrutar de su tiempo libre.
·         Una regularidad en del ritmo intestinal. La ausencia de ésta es una de las principales causas del cáncer de colon. (Éste es un cáncer que afecta casi por igual ambos sexos).

 

Olvida la excusa de que no tienes tiempo: ¡NADA ES MÁS IMPORTANTE QUE TU SALUD!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *