Esto es una moda pasajera…

En el 2002 cuando empezaba con «eso del spinning» algunos me comentaban que no tenía mucho sentido que invirtiera tiempo y dinero en esas formaciones y desplazamientos… Hoy 12 años más tarde esta actividad me ha dado una serie de experiencias, permitido viajar y dedicar parte de mi profesión a la misma. Y por sí fuera poco todo esto, fue tema de mi trabajo final de Máster de investigación y puerta abierta a proyecto de tesis doctoral…

Bien, si además fuera poco el sector del Fitness ha evolucionado de tal manera que lo que en esos tiempos era una Máster class (juntar 60-80-100 bicis) hoy en día es un habitual en muchas instalaciones fitness.  Las empresas invierten en una sola sala el valor económico de lo que se puede invertir en las demás. La demanda de la actividad es elevadísima y en los horarios de actividades colectivas de las instalaciones ocupa una carga importante!

La empresa en la que trabajó cuenta con esas cantidades (de bicicletas y sesiones) en todas las salas de las diferentes instalaciones a lo largo del país y contamos con una formación y modelo de trabajo propio. En la actualidad tengo la suerte de formar parte de la formación interna. A estas alturas, con el nivel de formación que hay por ahí, unificamos criterios más que formar (aunque no es poco!!!).



Esta actividad te puede ayudar a conseguir muchos de tus objetivos cuando te planteas entrenar, cuidar de tu estado de forma, salud o imagen.

 Durante todos estos años he tenido la suerte de ver como clientes han perdido peso o han mejorado su rendimiento. En la actualidad me preparo para triatlones y, sin ser lo mismo, gran parte del entrenamiento de bici la realizo en la sala.

No dejo de recomendar la actividad pues, en contra de todo lo que creen algunos, es válida para todos los públicos y niveles de condición física. Es fácil, amena, segura y divertida: qué más quieres!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *