¿Diversión o Esfuerzo? A qué vas al gimnasio.

Empezaré diciendo que detrás de la palabra gimnasio quiero englobar centros deportivos, clubs de fitness, centros de wellness y demás tipos de instalaciones a las que se acude para cuidar/prevenir de la salud y/o mejorar el estado de forma. Esto engloba un sinfín de actividades que inciden sobre las diferentes capacidades físicas y componentes del rendimiento deportivo y fitness. Hasta aquí todo sueña normal y bajo mi punto de vista, suena LÓGICO.

A esto le vamos a añadir la corriente de la diversión y el disfrute para conseguir fidelizar y enganchar al cliente. En las actividades incluyes, además, personal cualificado ( por no decir altamente cualificado en muchos casos), jóvenes, dinámicos y «currantes» para que, además de divertidas, sean sobretodo EFECTIVAS Y SEGURAS. Y hasta aquí de nuevo todo más o menos lógico y normal, pero: ¿EN QUÉ NOS ESTAMOS CONVIRTIENDO? ¿Hacia dónde EVOLUCIONAMOS???
A menudo me hago la misma pregunta: qué le pido al dentista!? Al abogado? Al carnicero? Al médico!? La respuesta nunca es que me hagan reír, les pido soluciones, información que ellos tienen y que yo demando. Entonces mi pensamiento sigue avanzando y me topo con lo que está ocurriendo en nuestro sector: no, NO SOMOS PAYASOS DE CIRCO (sin pretender ofender ni menospreciar esa noble profesión que es hacer reír y divertir a la gente pero no la de un profesional del fitness!) A estas
figuras te las encuentras en otros ambientes (cruceros, hoteles, fiestas…) en los que si bien es cierto que también se practica actividad física, el componente lúdico y recreativo adquiere un papel más importante. Es cierto que en la actualidad somos todos conocedores de la importancia que tiene el estado anímico de cara a la fidelización de un cliente a un servicio, pero a la vez también manejamos las causas de baja que los propios clientes argumentan… uno de los principales es la «no consecución de los objetivos que uno se plantea al inicio».  Además se ha llegado a un punto donde parece que si no es gracioso y divertido ya no es válido.

Nos ha llevado años conseguir profesionales cualificados como para que ahora nos les saquemos el provecho adecuado! (aprovecho para dejar un link muy interesante sobre la regulación profesional al respecto).

Son muchos los motivos por los que puedes acudir a entrenar de manera habitual a una instalación deportiva. Algunos de tus motivos deben ser PRINCIPALES (cuidar y prevenir la salud, compensar las demandas físicas que supone tu actividad profesional, mejorar tus capacidades físicas con algún objetivo concreto…) y otras que deben ser SECUNDARIAS o COMPLEMENTARIAS como puede ser pasártelo bien o perder peso (algo que llega sólo si eres constante y sigues unas pautas nutricionales equilibradas).

 Es por eso que desde aquí me gustaría aportar mi granito de arena a concienciar a todo el que lea esto para IDENTIFICAR claramente sus OBJETIVOS e invitarle a ALCANZARLOS divirtiéndose y pasándoselo bien pero anteponiendo las BUENAS PRÁCTICAS Y ATENDIENDO A LA OPINIÓN DE LOS PROFESIONALES.  Consulta cuál es la mejor manera para alcanzar tu objetivo, pregunta por la intensidad adecuada, las sensación de esfuerzo que debes percibir (no siempre tiene que ser alta o altísima), que actividades cuerpo&mente son las más adecuadas para ti con la idea de compensar tus esfuerzos…

Son muchas las variables que inciden en la consecución del objetivo y por eso nadie mejor que un profesional 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *