AÑADIR VIDA A LOS AÑOS Y AÑOS A LA VIDA…

Hace un tiempo leí esa misma frase. Creo que deberíamos tenerla escrita en el techo de nuestras habitaciones, para que fuera lo primero que leemos cada mañana al abrir los ojos; en la puerta de la nevera y en la parte interna de la puerta de casa, para coger la bolsa de deporte cada vez que salimos por las mañanas.

Deberíamos incluir esa filosofía a nuestros hábitos diarios, igual que nos lavamos la cara o nos aseamos a diario.

Pero como todos sabéis, en líneas generales ocurre lo contrario… El sedentarismo se ha apoderado de nuestra sociedad causando un gran número de enfermedades consecuencia de la falta de actividad física. Las prisas, el estrés y la ansiedad ocupan nuestro tiempo desplazando las cosas realmente importantes a un segundo plano. Hemos perdido la jerarquía de las cosas realmente importantes y consideramos que la felicidad llega por distintas vías a las de la salud… “¿Alguno (de los que estáis leyendo esto) sois felices cuando estáis enfermos?”
Está en la mano de cada uno cambiar la idea más profunda e instaurar en nuestra mente esa filosofía. Tener la intención día a día de conseguir ese objetivo para que podamos conseguir todos los otros que nos proponemos. Sacar un poco de tiempo, de manera habitual, para dedicarse un rato. Nadie dice que tenga que ser todos los días pero mínimo 1 a 3 a la semana para que nuestra salud y bienestar no se vean alterados. Intentar enfrentarnos a la consecución de estos objetivos con alegría y entusiasmo. De lo contrario tan sólo es cuestión de tiempo para que caigamos en situaciones que no deseamos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *