Algunas verdades sobre las ABDOMINALES

Son muchas las cosas que se dicen alrededor de las abdominales: ejercicios, repeticiones, vientre plano, tableta de chocolate, quítate el flotador… y más ahora que parece que se acerca el buen tiempo y el momento de empezar a quitarnos ropa. Todas esas cosillas ya las conocemos, así que intentaré llegar a un escalón un poco más alto hablado de la importancia de tener un buen tono muscular abdominal.

·         Incide sobre la alineación postural a la vez que permite una transmisión de fuerzas más eficiente a través del cuerpo.

·         Proporciona una presión interna que mantiene la columna vertebral estable = reduce el estrés en la zona lumbar.

·         Se absorben mejor los impactos producidos por saltos, rebotes, carrera, ejercicios pliométricos.

·         Cualquier movimiento de las extremidades se apoya en esa zona.

·         Forma un eslabón más de la cadena muscular capaz de transmitir fuerzas entre las extremidades inferiores y las superiores.

·         Colabora en la respiración durante las actividades físico-deportivas.

Dicho de otra manera: aquell@s que no realizan este tipo de trabajo son personas con un potencial muy elevado de sufrir molestias y dolores de espalda, no sólo a nivel lumbar, los desequilibrios que se pueden producir por falta de tono en la zona abdominal pueden afectar y manifestarse en cualquier zona de la espalda. Es cuestión de tiempo. Por la naturaleza de la musculatura dorsal y abdominal esto ocurrirá tarde o temprano si no pones solución. Inciden algunos factores como las características de nuestra actividad laboral: las horas que pasamos sentados delante de un ordenador, estudiando, al volante de un vehículo, cargando peso, de pie…

Dicho esto, creo que, no parece importar si tu objetivo es deportivo o saludable para entender que debemos realizar un trabajo sistemático sobre esa zona muy por encima de una finalidad estética (¡con ejercicios abdominales no reducirás cintura, más bien todo lo contrario!)

Ya lo sabes: empieza desde YA a cuidar tu espalda… ¡haciendo abdominales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *